Los peligros de la desidia

Si bien es cierto que es perfectamente legítimo elegir no ejercer un derecho, la situación actual nos exige ser cautos y plenamente conscientes de qué supondrá nuestra decisión. Solo a partir de ahí, la omisión sería perfectamente entendible y, dadas las implicaciones que conllevaría, habría de ser objeto de análisis por cuantos dicen pugnar por representar a la ciudadanía en aras del crecimiento y de un mayor bienestar social. Sin embargo, esta medida es hoy en día infructuosa, dado que no lleva aparejadas consecuencias reales sobre unos resultados que, a fin de cuentas, determinarán el devenir social.

En todo caso, esta omisión del derecho a participar en la que otrora se cualificaba, sin un atisbo de duda, como una ilusionante fiesta de la democracia, y que hoy en día para muchos, pese a su cariz trágico, no es más que un corral de comedias, se convierte en un problema cuando está ligada a la desidia, cuyo vasto manto lo envuelve y lo esconde todo. Una dejadez que, si bien es cierto que está ligada al desencanto del electorado, se torna agria al transformarse en la queja vehemente y perenne que todos hemos escuchado y que culpa de unos resultados que no le agradan a quienes sí ejercieron sus derechos desde la libertad, esa que tanto costó conquistar.

La abstención derivada de la previsión de unas expectativas quebrantadas es legítima, siempre y cuando parta de la reflexión y especialmente cuando es activa, a través del voto nulo o del voto en blanco, pues estas últimas opciones sí implican un alzamiento que muestra un inconformismo real, a través del que se puede empezar a gestar el cambio y que es reflejo de la indignación de la calle.

Sin embargo, el principal cauce, el más efectivo para combatir la elección que consideramos equivocada, sigue siendo el voto, ajustándolo, en la medida de lo posible, a nuestras expectativas y necesidades. Capacitar a otros para tomar nuestras decisiones es absurdo, dado que, de hacerlo, un porcentaje mínimo del electorado será suficiente para entregar nuestra confianza a quienes consideramos que no la merece.

La decisión es libre, sí. Pero a nadie debieran escapársele el sudor, la sangre y las lágrimas que hay tras cada logro social. Tampoco que el sufragio universal fue uno de ellos, ni que optar por la renuncia a ejercerlo puede llevar aparejadas consecuencias nefastas. No en vano, resulta sospechoso el afán que algunos tienen por mover a su electorado y por alentar, al mismo tiempo, la apatía de quienes barajan posiciones contrarias a las que los primeros defienden.

No podemos olvidar que uno a uno, y excusándose en la crisis, nos están arrebatando nuestros derechos. A veces, de un modo sibilino; otras, a cara descubierta. Pero, en ocasiones, somos incluso nosotros mismos quienes los regalamos, como si fueran desechables. Permitir con nuestra actitud los ultrajes, es darle el brazo a quien nos ha pedido la mano; y renunciar a nuestros derechos, en un momento tan delicado como el que nos ahoga, es dejarnos a merced de quien aboga por condenarnos.